Las grietas pueden aparecer en la pared por muchos motivos. Estos desperfectos afean mucho la superficie en la que son visibles, pero es posible tapar grietas en la pared de forma fácil y que la zona quede de nuevo perfecta. ¿Quieres saber cómo tapar grietas en la pared? ¡Vamos a verlo!

Trucos para acabar con las grietas en la pared

arreglar grietas en la pared

Lo primero que se ha de hacer si queremos tratar una pared será conocer de qué tipo de grieta se trata. Estas pueden ser estructurales, debidas a la antigüedad propia de la pared o al mal estado del edificio, o bien ser grietas más superficiales.

En el caso del primer supuesto, se trata de un tipo de grieta en la pared más grave y, por lo tanto, más complicada de tratar que otras que son más bien fisuras, las cuales revisten de menor gravedad.

Por lo tanto, si la grieta es de la estructura, lo mejor es que avisemos cuanto antes a un profesional, ya que cualquier intento de taparla que hagamos será en vano, ya que puede provenir de una mala construcción. El profesional se encargará de averiguar cómo tapar grietas en la pared de tu casa.  En nuestra empresa de reformas Madrid somos expertos en esto temas.

En el caso más sencillo, es decir, que se trate de una grieta en la pintura de la pared o de algo más leve, tendremos que preparar bien la zona para tratarla. Lo primero que haremos será intentar abrir un poco más la grieta con una espátula.

Después taparemos la grieta en la pared con masilla y agua, que extenderemos de modo uniforme para que no queden desperfectos. Para ello podemos servirnos de una venda o malla elástica, y con ella emplastecer el espacio. Es importante que quede lo más firme posible, ya que si no el resultado no será el esperado.

Una vez realizado esto, hay que dejar que se seque todo bien, así que asegúrate de que no está húmedo el espacio en el que has trabajado. Posteriormente, lijaremos la zona para que quede homogénea y no se perciban desperfectos respecto al resto de la pared y no se note al pintar.

Por último, una vez realizado todo este trabajo, solo nos quedará poner el broche final: pintar la zona del mismo color que nuestra pared. Cuando termines de pintar, verás que no queda rastro de la antiestética grieta en la pared que había aparecido.

Como habrás podido comprobar, saber cómo tapar las grietas en la pared es muy sencillo. Con unos trucos como los que te hemos contado y un poco de maña lograrás que la pared luzca de nuevo perfecta.

Si te ha parecido interesante, quizás quieras leer sobre:

 

Recent Posts

Dejar comentario

dos + siete =